Home
Desde una perspectiva financiera global en la que hay bancos que se desmoronan y necesitan ser nacionalizados, bancos a los que se le inyecta dinero público para que precisamente no les pase, Gobiernos  instando con urgencia a las fusiones de entidades, debido a que su existencia por si solas se hace insostenible, en este panorama global de incertidumbre, hay dos cuestiones que afectan a todos y que merecen ser analizas, una primera más concreta de abuso financiero hacia los consumidores, las llamadas clausulas “de  techo” y “de suelo” hipotecarios; y otra más de concepto, el mercado hipotecario, que cada vez es menos hipotecario al exigirse cada vez  más garantías personales.
Estos valores de suelo y techo existen en muchas hipotecas, aunque no en todas, el problema es la desinformación que existe al respecto ya que es bastante habitual que los bancos no lo mencionen y el hipotecado no pregunte por ellos por la simple razón de que no se conoce su existencia. La alarma salta cuando las bajadas no cuadran y son insignificantes con respecto a los cálculos previstos…y entonces es cuando surgen las preguntas y empezamos a enterarnos de que es lo que está pasando…
El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla ha dictado recientemente una sentencia pionera en España que declara abusiva las “cláusulas de suelo” y “de techo” de las hipotecas a tipo variable, en cuanto a que el desfase entre ambas magnitudes perjudica claramente al consumidor bancario. La sentencia se basa que existe una clara falta de reciprocidad entre la clausula de suelo y la de techo de las hipotecas. Las clausulas suelo son aquellas que hacen que, aunque el Euribor baje y baje, la misma lo impida y  beneficie a la entidad financiera, siempre habrá una interés minino a partir del cual no se reflejarán las bajadas del Euribor, mientras que la clausula techo es con respecto a las subidas de máximos del mismo, dicha sentencia habla de desproporcionalidad entre uno y otro, ya que no son reciprocas y equitativas para ambas partes ganando siempre la entidad financiera, por lo que dejan a los consumidores en clara indefensión. De momento, está sentencia no es firme al estar en vía de recurso por parte de las entidades afectadas, para que sea de aplicación a todos los consumidores es necesario una acción colectiva de Entidades en defensa de los Consumidores para que el banco elimine la cláusula abusiva de todos los contratos. Es posible que durante el procedimiento judicial esta cláusula acabe siendo calificada de abusiva en general (prohibición de establecer cláusulas de suelo) o que se reduzca la diferencia entre ambas, para que haya reciprocidad y equidad entre las partes.

La otra cuestión a analizar es más de concepto de mercado hipotecario, que cada vez es menos hipotecario al exigirte cada vez  más garantías personales.

Una vez leí una frase que describe la realidad de lo que me he encontrado en mi practica como Abogado más de lo que me hubiera gustado y sobre la que quiero profundizar  “en España quiebran las personas no los Bancos” si una familia no puede pagar, el banco la desahucia y es entonces cuando realmente empiezan los problemas. La casa se va, pero la deuda permanece. El banco subasta el piso quedándose en muchas ocasiones con él, y después reclama al hipotecado lo que falte por pagar, en la mayoría de las veces es casi la totalidad de lo hipotecado ya que las subastas son a la baja y a este  saldo  hay que sumar los intereses del crédito, los intereses de penalización, los costes judiciales y las minutas de los abogados. Por lo que estas sin vivienda y con una deuda a la que tendrás que responder con tus bienes presentes y futuros. Muchos clientes vienen a nuestro despacho con la demanda del Banco debiendo doce o dieciocho cuotas del préstamo hipotecario desconociendo la magnitud de la situación. Nuestro consejo es que nunca, nunca se debe dejar de pagar la cuota de la hipoteca, antes vende y si no se puede alquila habitaciones o dicha casa en su totalidad, existen seguros de impagos y de daños en alquileres que te pueden ayudar a ser menos reticentes para usar está opción. Si pese a saberlo no sigues estos consejos te diría como  Benjamín Franklin, “se puede dar un buen consejo, pero no el buen juicio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s