Home

“Lo bueno también es noticia” apoyo a mi barrio ROCHELAMBERT y a sus Asociaciones de Vecinos por la corrección de la imagen manipulada y falseada que se ha dado en el programa Callejeros, de la cadena de Televisión Cuatro.

He vivido toda mi vida en la Calle Juan Carballo , se puede decir, que esta vertebra casi todo el barrio de Rochelambert y actualmente todavía viven mis padres, realice mis estudios de Educación General Básica en el Colegio Público Candelaria,BUP y COU en el Instituto de Educación SecundariaLuis Cernuda, hasta que ingrese en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Creo que puedo decir que donde nací, donde me crie, fue en mi barrio en Rochelambert. Por eso, creo que se puede entender de modo evidente el disgusto, indignación y tristeza, que me producen programas de este tipo, por lo que debemos decir ! ya está bien !,

Cuando estudiaba en la facultad, me molestaba muchísimo la sesgada visión que daban los medios de Comunicación de la Juventud, solo era noticia las botellonas…las macrofiestas y eventos puntuales que degradaban con una visión sesgada la realidad de los Jóvenes, para esos profesionales de la Comunicación no era noticia, las aglomeracionesen los accesos a las salas de estudio de todos los campus universitarios, tampoco era noticia la de estudiantes que durante toda la noche o desde altas horas de la mañana atestaban las salas de estudios de empresariales o en el “bunker”, así le llamábamos a la sala de Matemáticas, y que en muchas ocasiones nos quedábamos sin sitio para preparar los exámenes respectivos.

Solo era noticia cuando se partían puertas, cuando había que buscar algún responsable de algún juego de rol, o de alguna fiesta de la primavera que se iba de madre. Pues no, debemos reivindicar que lo bueno también es noticia, la normalidad o lo frecuente para los medios no es noticia, y solo es lo que se sale de la normalidad, pero los responsables de los medios no caen en la cuenta o si caen les da igual, lo que les importa es el titular fácil, las primeras planas y vender, que se salve el que pueda, caen en la trampa de no tener en cuenta la responsabilidad social que recae sobre sus hombros, por que presentar un realidad de un determinado modo, puede hacer caer en errores de juicio a las audiencias y perjudicar hasta límites insospechados. La libertad de prensa debe ser utilizada como la copa de cristal más delicada que se puedan imaginar, como si de un jarrón chino se tratara porque los daños que se pueden producir, en la mayoría de los casos son irreparables.

Los Medios de Comunicación tienen una responsabilidad social de dimensiones incalculables, y esto debe propiciar una seria y profunda reflexión, a todos, a políticos y gobiernos, que no puede ser deporte nacional, poner en las salitas y salones de todos los españoles despellejar, hundir, o criticar al famoso o incauto de turno. ¿Qué valores estamos transmitiendo a las generaciones futuras, que mentir, insultar y degradar es bueno?, ¿como en el tomate se hace es bueno?. Estos valores son muy negativos y apelo a nuestros gobernantes para que estudien y reflexionen sobre la libertad de prensa en España y los irreparables daños sobre el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen, que están produciendo, así como, las posibles reformas legales para que estas prácticas no se vuelvan a producir y de ocurrir los costes económicos estén a la altura del daño que se provoca. Ayer fue, “la Pantoja”, hoy todo un Barrio, ¿ a quién le tocará, o que será mañana?.

En Rochelambert, hay de todo tipo, pero sobre todo buena gente, como en todos los barrios de Sevilla, lo que no se puede hacer es transmitir una visión sesgada, que nada tiene que ver con la realidad cotidiana de un barrio, que se puede llamar el corazón del Distrito Cerro-Amate, en el está la Tenencia de Alcaldía, la Comisaria de Policía Local, el Centro de Salud, Galerías Comerciales de todo tipo, donde se ganan la vida muchísimos trabajadores de este barrio y de muchísimos otros. Donde la gente honrada coge el metro o el autobús para nutrir de vida, de trabajo y de estudiantes el resto de la Ciudad.

Como dijo Bertolt Brecht: “Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata, Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista, Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, porque yo no era judío, Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar. “

Reivindiquemos una rectificación del programa Callejeros y que “lo bueno también debe ser noticia”. Hoy todos somos Rochelambert, todos debemos protestar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s